Oficina de Control Disciplinario Interno

Oficina de Control Disciplinario Interno
  1. Acto Legislativo No. 02 de 2015, artículo 19 reformó el artículo 257 de la Constitución Política y estableció que la Comisión Nacional de Disciplina Judicial es la entidad que ejercerá la función jurisdiccional disciplinaria sobre los funcionarios y empleados de la Rama Judicial.

El artículo 125 de la Ley 270 de 1996, Estatutaria de la Administración de Justicia, clasifica a los servidores de la Rama Judicial, según naturaleza de sus funciones, en funcionarios y empleados. El grupo de los funcionarios comprende: i) magistrados de las corporaciones judiciales, ii) jueces de la República y iii) Fiscales. El de los empleados: i) demás personas que ocupen cargos en las corporaciones y despachos judiciales y ii) personas que ocupen cargos en los órganos y entidades administrativas de la Rama.

El Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, por disposición de los artículos 31 de la Ley 270 de 1996 y 33 de la Ley 938 de 2004, pertenece a la Rama Judicial; por tanto, sus empleados están dentro de los que ocupan cargos en “entidades administrativas de la Rama” del numeral ii) del segundo grupo de la mencionada clasificación y son sujetos disciplinables de la Comisión de Disciplina Judicial.

La Corte Constitucional, en sentencia C-120 de 2021, que declaró inexequibles los parágrafos 1 del artículo 93 de la Ley 1952 de 2019 y 1 del artículo 76 de la Ley 734 de 2002, precisó que la competencia de la Comisión Nacional de Disciplina Judicial se predica respecto de todos los funcionarios y empleados de la rama judicial, con excepción de aquellos servidores que la Constitución sujeta a un régimen disciplinario especial.

Es así que, aquellas quejas e informes que lleguen a la Oficina de Control Disciplinario del Instituto sobre conductas de servidores públicos del Instituto, posteriores al 13 de enero de 2021, corresponde remitirlas por competencia a las respectivas Comisiones Seccionales de Disciplina Judicial.

Otro cambio normativo de gran importancia es el establecimiento del sistema acusatorio en los procesos disciplinarios que obliga a la división de etapas de instrucción y juzgamiento, de tal forma que el funcionario que formule el pliego de cargos, no debe ser el mismo que profiera el fallo (Ley 1952 de 2019 reformada por la Ley 2094 de 2021)

En tal sentido, el Director General del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses emitió la Resolución 000369 del 24 de marzo de 2022 en la que separa la función de juzgamiento de la Oficina de Control Disciplinario Interno y la asigna a la Oficina Jurídica. A la Oficina de Control Disciplinario le corresponde la función de instrucción hasta la notificación del pliego de cargos.