CONFLICTOS DE INTERES

 

El Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses aplica esta política a todos sus colaboradores, ejercerá el mayor cuidado y hará todas las diligencias razonables para prevenir cualquier acción que pueda dar como resultado un conflicto de interés dentro del proceso de certificación.

 

Los examinadores, deberán declarar cualquier circunstancia que pudiese generar conflicto de intereses con el candidato examinado. Los candidatos, también podrán manifestar el conflicto de interés que se presente con un examinador.

 

Los colaboradores deben cumplir los lineamientos del Código de Ética y Buen Gobierno del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses y las directrices éticas para el proceso de certificación forense.

 

Nadie, persona natural o jurídica que tengan relación con un colaborador del instituto podrá beneficiarse personalmente de manera indebida. Al respecto, todos los participantes y colaboradores del proceso deben notificar el conflicto de intereses reales o potenciales al coordinador (a) de certificación y, cuando se requiera, éste último se encargará de gestionar y/o tomar las medidas tendientes a eliminar el conflicto o minimizarlo.  Toda la actuación quedará documentada por escrito, y las partes conservarán una copia del escrito. Todos los colaboradores del organismo de certificación deberán notificar todos los conflictos en el momento de solicitud, evaluación o certificación.

 

Los intereses personales de un colaborador nunca deben influir en su juicio ni en las decisiones del organismo de certificación, en el proceso de solicitud, evaluación o certificación y se espera de ellos que eviten situaciones que podrían dar lugar a un conflicto entre sus intereses personales y los del Instituto.

 

Esta obligación será aplicable también a las actividades de los empleados, CONTRATISTAS (o sus familiares), con los candidatos, y terceros por razón del objeto contratado. Así mismo el EMPLEADO y/o CONTRATISTA, se hace participe con el CONTRATANTE de fortalecer los principios de imparcialidad y transparencia por lo que se compromete a no recibir soborno o ninguna otra forma de halago o dadiva, directa o indirectamente, a sus empleados (familiares), o terceras partes que surgieran del proceso de evaluación y certificación competencia laboral, con el objeto de obtener favores en relación con la ejecución del mismo. Todo el personal del organismo de certificación firmará dentro del contrato de trabajo o de servicios, como requisito contractual, cumplir con el Código de Ética y Buen Gobierno del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses y las directrices éticas para el proceso de certificación forense.

 

·         El personal del Instituto que ha formado parte en actividad propias del proceso de certificación, o que haya estado implicado en el proceso de diseño, implantación o mantenimiento del Sistema de Certificación, no podrá participar en el proceso de certificación en un plazo de un (1) año desde la fecha de realizada su última actividad.